De oruga a mariposa

Los cuidados que deberías tener

Si te encuentras una oruga en una planta y por alguna razón necesitas cuidarla, existen técnicas sencillas que te permitirán hacerlo y disfrutar del proceso de transformación por el que la oruga pasará.

Lo primero es determinar cual es la planta de la que la oruga está comiendo, pues la mayoría de las especies solo comen de un grupo específico de plantas.  Inclusive, si no se logra saber cuál es el nombre de la planta, se puede utilizar las hojas de la planta en la que exactamente la larva fue encontrada y posteriormente se puede investigar el nombre de la planta. También, se recomienda tener cuidado al manipular las larvas de mariposas y polillas, pues algunas, las que poseen pelitos u espinas pueden generar reacciones alérgicas en la piel si se entra en contacto con ellas (erucismo).

Cuando se va a cuidar una larva,  nunca debe tocarse con la mano, debido a que en algunas ocasiones les podemos transmitir enfermedades o estresarlas, lo que les podría causar la muerte.

La ramita u hoja donde se encuentra la oruga debe cortarse con cuidado, sin moverla mucho, debido a que algunas orugas se dejan caer si se ven amenazadas.  Luego se debe poner dentro de un recipiente, idealmente de vidrio pero uno plástico también sirve; lo importante es que sea de boca ancha.  La oruga debe ser cuidadosamente puesta dentro del frasco y luego colocar en él  hojas frescas (de no mas de 5 horas de haber sido cortadas). Si no se  le pueden colocar las hojas en un tiempo corto se debe poner sus tallos en agua como si se tratase de un florero para que se mantengan frescas, y también deben estar en sombra o lugares frescos. El recipiente debe ser tapado con una tela tipo mosquitero, marquiset, tul o cedazo, y sostenida con una liga o bandita de hule.

El frasco debe ser considerablemente mas grande que la oruga, pero no demasiado; porque a veces a las orugas se les pierden las hojas y no logran encontrarlas nuevamente para alimentarse.  Es recomendable darle las hojas aún pegadas a un segmento de tallo. Para calcular el tamaño correcto del recipiente, el diámetro o lado de la base del recipiente y la altura del mismo,  deberían ser  de el doble o el triple del largo de la oruga, y si se colocan dos orugas o más en lugar de una, el volumen del recipiente también debe aumentarse en aproximadamente un 15 % por cada oruga extra.

La cantidad de hojas que se deben colocar en el recipiente deben ser suficientes como para que al día siguiente, aún resten pedacitos pequeños de hojas, pero no demasiadas.  O sea, que la oruga comió todo lo que requirió y además le sobro un poquito.  Las hojas que sobraron del día anterior deben ser desechadas y colocar hojas frescas máximo cada dos días, pero idealmente a diario. A la hora del cambio de hojas, si la oruga está sobre un resto de hoja, se puede cortar el área donde se encuentra la oruga con tijeras; de igual manera se puede cortar el tallo si la oruga esta sobre el.

A veces, nos sorprenderá lo grande que pueden crecer algunas orugas, y será necesario ir aumentando el tamaño del recipiente. En algunos momentos la oruga dejará de comer por unos días, es debido a que realizará un cambio de piel. En ese momento las orugas no comen por lo que no hace falta ponerle nuevas hojas. Y cuando la oruga empiece a caminar nuevamente por todo el recipiente será la hora de colocarle nuevas hojas.  Finalmente, un día la oruga se colgará cabeza abajo de alguna parte; en ese momento la oruga no debe tocarse  ni moverse mucho, y no hay que ponerle mas alimento. Algunas orugas se colgarán cabeza arriba utilizando un hilito de seda como si fuera un arnés.  Se debe proceder igual como lo explicado anteriormente si se cuelga de cabeza.  En esa posición la oruga se convertirá en pupa (crisálida) y permanecerá así, sin comer ni moverse durante algunas semanas, incluso meses hasta que emerja la mariposa. El proceso requiere paciencia!

El día que emerja la mariposa, esta se puede liberar en algún jardín para que vuele a vivir su vida. Hay que tener en cuenta que desde el momento que sale de la pupa, hasta que puede volar toma de 5 horas hasta un día completo. Por lo anterior, muchas veces las mariposas no volarán hasta el día siguiente de nacer.